Estamos leyendo…”El olvido que seremos” de Héctor Abad

hectorabadfalciolince EL AUTOR

Héctor Abad Faciolince

Medellín, Colombia, 1958

Inició estudios de Medicina, Filosofía y Periodismo antes de trasladarse a Italia, donde estudió Lengua y Literatura contemporánea en la Universidad de Turín.

Ha ejercido el periodismo de opinión en muy diversos medios: Semana, Cromos, Cambio, El Colombiano y El Malpensante. Actualmente, colabora con el periódico El Espectador , donde es además asesor editorial, y en El Nacional de Caracas. Así mismo, ha publicado numerosos artículos para publicaciones académicas europeas y americanas.

Ha traducido a destacados autores italianos: Umberto Eco, Giuseppe Tomasi di Lampedusa, Italo Calvino…

Galardonado en su país con el Premio Nacional de Cuento (1981), la Beca Nacional de Novela (1994) y el Premio Simón Bolívar de Periodismo de Opinión (1998), en el año 2000 obtuvo en España el I Premio Casa de América de Narrativa Innovadora con la obra Basura (Lengua de Trapo, 2000) y en 2005 recibió en China el Premio a la Mejor Novela Extranjera del Año por Angosta (Editorial Seix Barral, 2004). Su libro El olvido que seremos obtuvo el Premio de Literatura Casa da America Latina/Banif (Lisboa), otorgado a la mejor obra de autor de América Latina publicada en Portugal en el año 2008 y 2009.

LA OBRA

El olvido que seremos

Héctor Abad Gómez dedicó los últimos años de su vida, hasta la misma noche en que cayó asesinado en pleno centro de Medellín, a la defensa de los derechos humanos.

Este libro es la reconstrucción amorosa, paciente y detallada de un personaje. Pero es también el recuerdo de una ciudad, de una familia y una evocación melancólica de la niñez.

Está lleno de sonrisas, canta el placer de vivir pero también muestra la tristeza y la rabia que provoca el asesinato de este personaje, que no es otro que el padre del autor.

Conjurar la figura del padre es un reto milenario, que recorre consagradas páginas de la historia y la literatura. En esta última, quién olvida las obras de Kafka, los Roth (tanto Philip como Joseph), Martin Amis, Hanif Kureishi o V. S. Naipaul sobre su venerado o cuestionado progenitor.

Héctor Abad Gómez

Héctor Abad Gómez (padre del autor)

DICEN DE ÉL

…como todas las obras maestras, es muchas cosas a la vez. Decir que se trata de una memoria desgarrada sobre la familia y el padre del autor —que fue asesinado por un sicario— es cierto, pero mezquino einfinitesimal, porque el libro es, también, una sobrecogedora inmersión en el infierno de la violencia política colombiana, en la vida y el alma de la ciudad de Medellín, en los ritos, pequeñeces, intimidades y grandezas de una familia, un testimonio delicado y sutil del amor filial, una historia verdadera que es asimismo una soberbia ficción por la manera como está escrita y construida, y uno de los más elocuentes alegatos que se hayan escrito en nuestro tiempo y en todos los tiempos contra el terror como instrumento de la acción política

(Vargas Llosa, 2010)”.

REUNIÓN Y COMENTARIO DE LA OBRA

JUEVES 13 DE OCTUBRE

A LAS 19:30

Revistas: nuevos números recibidos

20160720_113045Últimos números recibidos de:
Revista de Occidente, dedicada a “Metáfora y Ciencia”
Claves de razón práctica, que en este nº nos habla del negocio del arte
CLIJ, Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil
ADE Teatro, con Cervantes a escena y El sonido y la imagen en el teatro
Letras Libres, con reflexiones en torno a nuestra relación con los animales
Leer, con un actual tema central: La Comedia Humana de El Bosco
Caimán, Cuadernos de cine

¡No te vayas a la playa sin llevártelas en la toalla! 😉

“San Miguel Escribe” en julio

San Miguel escribeTÍTULO: Soneto para ella
AUTOR: Inés Pérez Andreu
Tú, como la higuera fuerte y guardiana
de sus frutos, grácil el movimiento
de sus ramas que danzan con el viento
y de besos los recubre temprana.

En tus brazos se duerme la mañana
y hasta el pájaro altivo escucha atento
tu dulce nana, como encantamiento,
al resol de tu mirada gitana.

Un susurro de brisa en la mejilla,
la caricia de una onda de tu pelo
y tu olor de azahar y campanilla.

Y en la noche, la luna tiene celo
de tu vientre formado como arcilla,
de tu risa arropada en mi pañuelo.